Venezuela: cincuenta años de declive económico (parte 2)

0
4

 

Continúa de la parte 1

La fiesta del boom del petróleo termina

La década de 1970 parecía un período de auge sin fin para Venezuela gracias a los altos precios del petróleo. El entonces presidente Carlos Andrés Pérez aprovechó este auge para implementar su pródigo programa de gastos sociales. Finalmente, el período de auge llegó a un frenazo a principios de los años 80, y Venezuela tuvo que enfrentar una dura recesión económica.

Luis Herrera Campins sucedería al gobierno de Carlos Andrés Pérez. Desde el principio, llegó a la conclusión de que la bonanza de gastos de Pérez era insostenible. De hecho, Herrera tenía palabras elegidas para las políticas de Pérez, alegando que Pérez le dejó un país “hipotecado”.

Aunque Herrera estaba en lo correcto en su evaluación de la irresponsabilidad fiscal de la administración Pérez, irónico- mente continuaría más de las mismas políticas compadecientes que su predecesor. Los pollos finalmente llegaron a descansar cuando Venezuela experimentó su propio “Viernes Negro”.

Lo que alguna vez fue durante décadas una de las monedas más estables del mundo, el Bolívar, experimentó la devaluación más significativa hasta la fecha. Desafortunadamente, la administración de Herrera respondió con controles de cambio pesados ​​para detener la fuga de capitales. Estos controles serían administrados por un organismo denominado “Régimen de Tipos de Cambio Diferenciales” (RECADI), creando efectivamente un sistema de tipos de cambio de múltiples niveles.

Durante el sucesivo gobierno de Jaime Lusinchi surgieron escándalos de corrupción considerables, ya que innumerables miembros de la clase política explotarían el sistema de tipos de cambio de múltiples niveles para su propio beneficio.

A pesar de su abolición en 1989, RECADI serviría como precursor de los sistemas de tipos de cambio bizantinos que la Comisión para la Administración de Cambio Monetario (CADIVI) y su sucesor, el Centro Nacional de Comercio Exterior (CENCOEX) Partido Socialista Unido de Venezuela durante los años 2000.

En conjunto, la devaluación del viernes negro de Venezuela (18 de febrero de 1983) marcó el comienzo de una década perdida para Venezuela durante los años ochenta, que preparó el terreno para las devaluaciones posteriores, los controles de divisas y la irresponsable política fiscal más abajo.

¿FMI al rescate?

Las crecientes tasas de pobreza, el aumento de la deuda externa y pública, las empresas estatales corruptas y las pesadas regulaciones contribuyeron a un entorno de creciente tensión social y malestar económico a lo largo de los años ochenta. El milagro de crecimiento previo de Venezuela se convirtió en una reflexión tardía en este punto. Y es oro ganso, el petróleo, no podía rescatar gracias a los bajos precios del petróleo de la década de 1980.

Para que Venezuela enderezara su nave, tendría que pasar por reformas fiscales dolorosas.

Irónicamente, fue Carlos Andrés Pérez quien se encargó de reinar en la excesiva generosidad del gobierno; El mismo líder que estableció el derrocado estado de bienestar de Venezuela y sentó las bases para su colapso en los años ochenta.

En 1988, Pérez hizo campaña en una plataforma que prometió devolver el esplendor y la prosperidad de los años setenta. Pero una vez que asumió la presidencia, Pérez se dio cuenta de que la Venezuela antes de él estaba al borde de la bancarrota y paralizada por la excesiva intervención del Estado en la economía.

Bajo los auspicios del FMI, Pérez hizo un intento de reformar el petróstato roto de Venezuela. Cuando se desglosaron y analizaron, estas reformas consistieron en reducciones arancelarias, aumentos de impuestos, privatizaciones defectuosas y recortes marginales del gasto que en última instancia no abordaron los problemas subyacentes con la economía política venezolana -su política monetaria defectuosa, Políticas.

Sin embargo, estas reformas fueron demasiado para el propio partido de Pérez, Acción Democrática (AD). AD se enfureció por estas reformas que cortaron a ciertas facetas de la petrostate amiguismo que dependía de mantener su poder político.

Es de destacar que la eliminación de los subsidios de gas por el gobierno de Pérez -un programa social popular que artificialmente mantuvo bajos los precios del gas para los sectores empobrecidos de la sociedad venezolana- fue utilizado por la AD para canalizar el descontento entre la población en general.

Hugo Chávez

Inúmeros individuos saldrían a la calle y protestarían contra las políticas de “austeridad” del gobierno de Pérez. Esto condujo finalmente al infame incidente “Caracazo” en 1989, donde la ciudad capital de Caracas fue envuelta en una serie de protestas, saqueos y disturbios. El gobierno respondió de manera contundente, dejando cientos de muertos.

En medio del caos político, los grupos radicales aprovecharon la agitación política de Venezuela para avanzar en su agenda. Uno de los más famosos fue el grupo del Teniente Coronel Hugo Chávez, Movimiento Revolucionario Bolivariano-200 (MBR-200).

Chávez aprovechó el desorden político consolidando un movimiento anti-gobierno dentro de las filas del ejército venezolano. Esto culminó en los fracasados ​​intentos de golpe de Estado de 1992.

A pesar de que Chávez fue encarcelado por su intento de golpe, la agitación de Chávez fue suficiente para cuestionar todo el modelo bipartidista de Punto Fijo. Eventualmente, los escándalos de corrupción, el odio de sus adversarios políticos y los crecientes grados de agitación social reducirían la legitimidad del gobierno de Pérez. El clavo final en el ataúd vino cuando Pérez fue acusado por cargos de corrupción en 1992, poniendo así el modelo Punto Fjio en las cuerdas.

Colapso del modelo Punto Fijo

Dos intentos de golpe de estado y el enjuiciamiento de Carl Andrés Pérez marcaron el comienzo de una tumultuosa década de 1990 para Venezuela. La Venezuela de los años cincuenta a setenta, caracterizada por su prosperidad económica y estabilidad política sin precedentes, empezaba a convertirse en un recuerdo lejano.

En 1994, el modelo de Punto Fijo estaba en ruinas, mientras Rafael Caldera asumía la presidencia bajo una nueva coalición, Convergencia (Convergencia), de partidos políticos descontentos.

Desde el punto de vista político, Rafael Caldera no hizo roca en el barco. Persiguió varias de las medias medidas del FMI, sin abordar problemas estructurales tales como la privatización de la industria petrolera, el descenso de Venezuela hacia el socialismo en espiral de la política monetaria y la relación acogedora del gran negocio con el estado. Además, Caldera perdonó a Hugo Chávez en 1994, rehabilitándolo políticamente.

Gracias a las fallidas reformas agrarias y las políticas de subsidios a la vivienda llevadas a cabo por los dos principales partidos socialdemócratas (AD y COPEI) durante décadas anteriores, las principales áreas metropolitanas como Caracas, Maracaibo, Maracay y Valencia empezaron a ser pobladas por un creciente número de venezolanos empobrecidos . Chávez aprovecharía este bajo estrato de la sociedad venezolana y los convertiría efectivamente en tropas de choque para su campaña para transformar radicalmente a Venezuela en un estado socialista completo.

El fracaso de la era socialdemócrata

Es innegable que el consenso socialdemócrata de Venezuela dio resultados subóptimos. De 1958 a 1998, el crecimiento del PIB per cápita de Venezuela fue de -0.13%, lo que indica que la población venezolana creció más rápido que la riqueza producida en ese período. En su libro Introducción al Crecimiento Económico, Charles I. Jones clasificó el caso venezolano como un ejemplo de “desastre de crecimiento”. Venezuela fue uno de los dos países de América Latina que sufrió un crecimiento negativo durante este período de 40 años, el otro Nicaragua, un país que sufrió una costosa guerra civil y estuvo bajo el gobierno de un gobierno socialista.

Chávez aprovechó este estancamiento al lanzar una campaña contra el consenso político bipartidista que gobernó Venezuela en ese momento. Calificándose como un candidato de “Tercera Vía”, Chávez buscó ofrecer una alternativa a la corrupción percibida del orden político de Punto Fijo.

A pesar de la rica retórica, Chávez se rodeaba de marxistas endurecidos y otras figuras colectivistas que se empeñaban en subvertir el ya frágil orden político de Venezuela. Poco hicieron los votantes desilusionados que lanzaron una boleta electoral para Chávez saben en lo que estaban a punto de meterse.

Chavismo: intervencionismo sobre Esteroides

Aunque Chávez pudo haber sido correcto al señalar la corrupción de la antigua orden de Punto Fijo, irónicamente continuaría muchas de sus políticas fallidas en todo su régimen, amplificando sus efectos desastrosos e implementándolos de manera tiránica.

Los controles de divisas, las expropiaciones, los controles de precios y el uso de la petrolera estatal, PDVSA, para financiar programas de gastos sociales generosos fueron los elementos de la política económica socialista de Hugo Chávez.

Además, las instituciones políticas venezolanas fueron completamente evisceradas, los medios de comunicación fueron suprimidos, y los activistas políticos fueron objeto de numerosas violaciones de los derechos humanos bajo el gobierno pesado de Chávez.

Chávez tuvo el lujo de los altos precios del petróleo de 2003 a 2010 para financiar sus planes socialistas y canalizar las rentas petroleras para consolidar el apoyo político en el corto plazo. Pero una vez que los precios del petróleo se desplomaron, las leyes de la economía levantaron su cabeza fea y el sistema comenzó a desentrañar en poco tiempo.

Incluso con la muerte de Chávez en 2013, su marca de socialismo tiránico ha continuado inabarcable bajo el gobierno de su sucesor, Nicolás Maduro.

La Venezuela que está ante nosotros es un estado fallido. En un sentido atávico, Venezuela ha vuelto a su estado del siglo XIX como un remanso político cada vez más fragmentado.

El tiempo dirá si la nación venezolana seguirá existiendo como un todo cohesionado, o si ciertos sectores de la sociedad venezolana deciden abrir su propio camino y empezar a desintegrar el país.

Lecciones aprendidas

Si los venezolanos quieren restaurar a Venezuela a su estado próspero, deben mirar hacia atrás y comprender la génesis de la actual crisis de Venezuela.

Es míope atribuir la culpa exclusivamente a los demagogos y creer que las cosas estarán perfectamente bien una vez que las “personas adecuadas” se encarguen. Los acontecimientos políticos como el surgimiento de Hugo Chávez no ocurren en el vacío. Los astuciosos observadores de la economía política deben analizar las instituciones y políticas generales que crean el tipo de ambiente político que permite a los autoritarios como Hugo Chávez llegar al poder.

El caso venezolano sirve como una fuerte advertencia para muchos países europeos con estados de bienestar desmoronados y creciente descontento social. Tarde o temprano, los sistemas de transferencia insostenibles están obligados a colapsar y el desorden social se produce.

Dejado sin control, el socialismo sólo crea un círculo vicioso de intervencionismo que conduce a más caos y miseria. Para alcanzar la luz al final del túnel, Venezuela debe abandonar completamente el socialismo y abrazar el camino capitalista hacia la prosperidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here